Esta mujer se preocupó cuando su hija comenzó a regresar siempre con hambre del preescolar

102

Cuando se trata de los almuerzos que los padres dan a sus hijos para que ellos los lleven a la escuela, ¿deberían las escuelas poder decidir qué permiten y qué debe quedarse en casa? Muchos dirían que no, que sería sobrepasar los límites de la escuela si los maestros pudieran controlar lo que los padres den a sus hijos para comer, incluso si es en la escuela.

Al centro de este debate se produjo una situación en Colorado que encendió opiniones apasionadas de todas partes. Todo comenzó cuando una madre le preparó a su hija un almuerzo aparentemente saludable. Lo que seguiría sería una controversia a gran escala que se extendió desde cuestiones de la nutrición y la salud hasta la forma en que los maestros deben abordar sus preocupaciones con los padres.